sábado, septiembre 23, 2006

VIAJERO ©

Sabía que estaba allí, viajando como él, en algún tiempo, en cierta dimensión. Lo presentía desde siempre, cuando su existencia a millones de años luz lo alertó: ese era su objetivo, la razón que justificaba su propio viaje. Sin embargo una mínima vacilación, un segundo de indecisión había cambiado por completo ambas historias, había causado un cataclismo en las coordenadas, y ya su objetivo se elevaba hacia otro destino. Ahora solo acechaba una nueva oportunidad, repasaba con cuidado el plan, se concentraba en descubrir un único segundo, un único instante que le permitiera remediar, al menos en parte, el error cometido.
Sabía también que un instante no podría cambiar los nuevos lineamientos, la velocidad del viaje generaría una inercia que no le dejaría detenerse, pero aún así se lanzó acelerado, atravesando centurias, siglos, eones, la eternidad solo para cruzarse en ese instante único en su camino, en el momento preciso en el que su mano emergía desde el agua y la espuma para tocar su palma, en un segundo de comunión tan completa, que mientras la fuerza de su propio impulso ahora le arrastraba nuevamente fuera de su trayectoria, entendió que había valido la pena, que solo por ese breve contacto finalmente había alcanzado su redención

1 comentario:

_poemme_ dijo...

Es el cuento que mas me gusta de tu novel produccion, querida amiga.
Trabajado, pulido, tema que me apasiona, belleza de cuento, insisto, mi favorito hasta ahora.
Como siempre, la primera en respaldar mis "locuras". Amiga,gracias.

Búsqueda en ANTARIA

WWW http://antaria.blogspot.com

CAMINO PARALELO - VICENTE HUIDOBRO

CAMINO PARALELO - VICENTE HUIDOBRO
BACKGROUND BITACORA