lunes, diciembre 31, 2007

Bienvenido 2008

A modo de vuelo de pájaro en el recuento mirando hacia atrás, algunos logros en el 2007 de nuestros amigos y companieros de camino.

Han sido publicados en Letralia: Jorge Jiménez, Antonio Viscaya Durán, Marcela van Mark,Yvette Schryer.

Han sido incluídos en el Itinerario de Letralia: Carlos Bardellini, Arte y Poesía; José Ramón Huidobro, El mirador; Antaria y Poesía.

Han obtenido premios en certámenes literarios: Joan Ubach, Tonio Jerez, el poeta que sin dudas algunas dará mucho que hablar en la poesía espaniola.

Han publicado libros:Agustín Calvo Galán, Poemas para el entreacto; Jorge Jiménez, La mosca y la mariposa;Javier Martín Pedrós y Lupe García Araya, Poesía en la distancia;José Angel Cilleruelo, Doménica;José Antonio Pizarro, La mano de la diosa;José Ramón Huidobro, Sleeping train.

Han publicado en esta modesta bitácora, regalando su creación:
Noelia fernández, aveazul, seisenpunto, ergozsoft, corazonloco, Carlos Datti, naranjopotente, gaviotapatagonica, harryhaller, ebriero, aterius, gadeira, casafuerte, manquenahuel, marxtuein, elcocodrilotaimado, Ricardo Gamonal, Antonio Viscaya Durán, mi_mumdo_paralelo_y_yo, Jesús Aguado ( raptado), Eduardo Moga ( otro raptado), Abimis, Angelo Rodrigues, Joaquín Ledo, xwoman, Marcela Vanmark, josema, Luis E. Prieto, Hipatia de Alejandría, escolástica, Galatea, Silvia Spinazzola, escéptico, Ernesto Langer Moreno, ModesAmestoy, Lupe García Araya, Lady Ginebra, Manuel Cantero, Julia Isasi Martínez, Benita Paredes, Merce, Fernando García Muñoz, Antonio Castilla, Marisa Serrano,Alicia Villena, Víctor González Solano, Juan Antonio Pizarro, María Victoria Dentice, Julio, Domingo López, you too, Marga Fernández, nocheluz, Alàn Escolá, Manuel María Murrillo Vallejos, Francisco José Blanco Torres, Yvette Schryer, Marcela Blanco, Joan Ubach, María Magdalena Gabeta, Pedro Javier Martín Pedrós, otro_jota, Dani Moscugat, Carlos Bardellini, Jorge Gómez Jiménez,Lorenzo Gómez, Adolfo Morales Cordero, José Angel Cilleruelo ( tomado a la fuerza), Juan Carlos de Lara, Arangüez,José Ramón Huidobro, Agustín Calvo Galán, Toño Jerez, Carlos de Miguel, Cristián Piazza, Angela Torrijo Arce.

Ante estos logros que al ser de amigos son como propios, ante la granr espuesta de colaboración para con el blog, se hace presente el deseo que el 2008 traiga muchos más éxitos y que esta bitácora siga siendo un punto de unión y difusión de quienes amamos el arte.

FELIZ 2008, éxito, plenitud y la pasión en el alma , aquella suficiente para alcanzar los suenios y metas anidados en nuestro espíritu.

Gracias infinitas, amigos por vuestra presencia el 2007 en Antaria y Poesía.

sábado, diciembre 29, 2007

POESIA - VIAJE AL CENTRO DE TU MIRADA

SLEEPING TRAIN - José Ramón Huidobro.
Comentario de la amiga.

Viaje al centro de tu mirada.

"Con tus ojos me llevaste en un tren hacia la India.
Y lo curioso no era que mi cuerpo estaba en un rincón del sur entre montañas y mar, lo curioso era que tú mirabas en aquel tiempo, a miles de kilómetros de distancia, a través de tus ojos pero enfocando con el lente de mi alma.

Ruedo entre tus capturas, somos viajeros de espacio y alma... no estuve allí en ese entonces mas estoy hoy ovillada , tratando de extender mis húmedas alas al sol tibio que un día en oriente , sin saberlo, sin pensarlo, quizá sí intuyéndolo recogiste para mí.

No puedo evitarlo poeta, no puedo contener esta emoción atada a tus palabras, a tu mirada, la misma que un día, al conocerla en tono sepia, me ató a tu camino literario sin derecho a disentir.

Las trampas de caramelo las tienden aquellos que por dentro son de azúcar, hecho que niegan a admitir.Tramposo, experto tramposo.Voy en el tren de la vida, recorriendo a paso lento las estaciones, observando a través tuyo, obturando intimidades pasadas que hoy nuevamente adquieren vida, esbozando una sonrisa que tú sembraste en el ayer entre indis, inciensos, trenes, niños, castas y que hoy al recorrer los vagones de tu fotopoemario florece gracias al arte de tus versos y de esas fotografías que capturaron almas ajenas y transparentaron tu sentir.

POETA, tramposo POETA."

Nat

oooOooo


El poeta y el principito.

Felicidades Huidobro en tu cumpleanios, esperamos seguir ligados a tu mirada, a tu creación poética y a las nuevas lunas llenas a compartir.

lunes, diciembre 24, 2007

Premio Blog Solidario


Hace unos cuántos meses atrás Antaria y Poesía recibió de parte de Karol, Idilio, la mención de Blog Solidario, mención que ha sido todo un honor recibir y que se ha transformado en un estímulo para continuar con esta labor de difusión de las letras y el arte de aprendices y maeses.

Agradecemos a Karol infinitamente este hecho y hacemos propicia esta fecha para otorgar ahora nosotros este reconocimiento a la bitácora que dirige el poeta AGUSTIN CALVO GALAN, LAS AFINIDADES ELECTIVAS, por su maravillosa labor de acercarnos al acontecer de la poesía española actual, de ser un nexo de unión entre los poetas de ese país y de permitir que a través de esta herramienta llamada internet, podamos ser partícipe del movimiento poético español.

Ciertamente Las Afinidades Electivas, encarna el espíritu generoso de Agustín Calvo Galán,quién en un ámbito en que todos sabemos los egos galopan libre y desbocadamente, se ha hecho invisible en pos
de la bienamada poesía.

Agustín, por tu labor incesante, incansable, miles de veces agotadora,va esta premio para la bitácora que editas ,especialmente recíbela como un reconocimiento a la generosidad de tu espíritu y a la belleza de tu obra como poeta multidisciplinar.

viernes, diciembre 21, 2007

Un regalo navideño.

Navidad celebración cristiana, fé en la que me crié.
Más allá de credos religiosos que pueden desunirnos hoy deseo hacer extensivo este saludo navideño en su aspecto más inadvertido el del canto a la familia y su unión.
En este espacio de difusión somos familia, amparados bajo el alero de la amistad, del arte y en especial de las letras.
Agradeciendo infinitamente la colaboración para con el sitio, las visitas de los lectores, los comentarios realizados, las distinciones obtenidas, deseo hacerles un pequeño obsequio, que conjuga las artes y la emoción. Para Uds., amigos, un regalo hecho con ojos de poesía.

LA SEGUNDA ESTRELLA A LA DERECHA






Feliz Navidad.

jueves, diciembre 20, 2007

Esther Muntañola presenta En favor del aire en edición digital




Esther Muntañola

Nace en Madrid en 1973. Parte de su infancia y adolescencia se desarrolló en Asturias, tierra a la que siempre vuelve. Licenciada en Bellas Artes, por la U.C.M. (1996). Es profesora de Dibujo en un Instituto Público del centro de Madrid. Artes Plásticas y Poesía forman parte de su labor creativa.

Han publicado poemas suyos en revistas como Rey Lagarto, Prima Litera y la Revista Digital de Poesía Hartz, y en medios locales de Asturias y Madrid. También en las antologías Entonces, Ahora Ed. Ayuntamiento de Rivas Vacíamadrid (2003), Orillas de Ávila (2004), e Hilanderas, Ed. Amargord (2006). En 2003, el libro de poemas En favor del Aire, Colección El Árbol Espiral, LF ediciones. Actualmente prepara dos libros de poemas.



El frío va más allá de nuestra mirada.


No habla de sí. Llega. Delimita la tierra.
El frío es un cuadro de Goya
en el que nunca habrá refugio,
sobre el que siempre soplará el viento
y ni siquiera las piedras podrán cobijarse.
Es una mirada cerca de la muerte.
Es como no tener tu cuerpo,
es hacerse pedazos.
Es este abandono en el corazón,
que cae la tarde sola, sin resquicios,
y no hay palabras, ni ingenio, ni siquiera tormenta.
El frío es no amar. Acudir a tus ojos y no hallarlos.
Apenas tiene color. No sabe a nada.
Se pega a los miembros, al alma, a la corteza de Dios.
El hombre que sabe del frío intenta quitarse sus cristales.
La mujer, descalza, desnuda sobre el suelo húmedo
cuando el frío está ya dentro. No se ven.
Y cerca de la muerte, el frío es su mirada.




Sobre el libro En favor del Aire



En favor del Aire fue publicado por LF ediciones, en 2003, en la colección el Árbol Espiral, dirigida por Luis Felipe Comendador, sin cuyo apoyo no hubiera sido posible. Como el libro físico está agotado, hemos decidido hacer esta edición digital para que pueda ser leído por aquellas personas que así lo deseen.



En favor del aire

POESIA - JOSE JAVIER FERNANDEZ



Con José Javier contactamos a través de una comunidad literaria a la que pertenecemos. Es un guapo joven de treinta años, vive en Ibi, Alicante y es un poeta.
Poeta resaltado con negrita, porque él encarna el romanticismo de los que riman, transbuta su amor por la poesía, José Javier no solamente la escribe, la vive.
Mientras muchos de nosotros los aprendices, mientras todos los otros, los maeses, damos de cabezazos buscando una editorial que se digne a publicar nuestro trabajo (seguramente para sentir el ego henchido con los aplausos, más que nada los propios autorealizados) Fernández, Verdamir en la comunidad poética de la que somos integrantes, cual orfebre elabora sus poemarios, impregna
cada libro-objeto de su esencia y sale a recorrer las calles con su fruto y su actuar hacedor. Y no se queda en esto solamente busca otros caminos, musicaliza apoyado por amigos sus poemas y les otorga alas más amplias al llevarlos a otras lenguas como el
valenciano, inglés y francés.

Os presento a José Javier, en esta entrevista que le han realizado, disfrutad de la magia de este compañero que siembra y acciona para alcanzar sus quimeras.










(Clica en la imagen para poder leer la entrevista)

oooOooo
Trilogía de José Javier Fernández.



Al fino día de playa.




Tú perteneces al fino día,
al aire de repente que absorbo.
Para tu sonrisa clara,
suave como tus manos.



Como un niño va y viene, voy,
de la luz al reflejo,
del tiempo ocioso al laboro;
nace la luna con tu desnudez simple.



Dos estrellas visitan tu pecho,
y la virginal línea de tu vientre,
¡ah, amor! Eres un racimo de agua,
y la mar te zarandea despacio.



De la sombra de la lámpara,
haces figuras en el espacio.
Para tu boca de nada toda llena,
para la perla en tu cuello milagrero.



Yo voy atando de sal los trinquetes,
voy a tus piernas como un navío,
que a lo lejos se rompe del cielo,
en los entrehilos de la locura.



¡Ah, amor, tú que brevemente
eres la llama que cimbra en la playa!
¡Ah, amor como un mundo,
qué bonita eres, amor, qué bonita!.



Me perdone Buda



Es tu cuerpo la anatomía suprema,
con el licor de tu interior como crema,
bálsamo que calienta mi entrepierna,
bálsamo que me hace temblar las piernas.



Es imposible, por eso verso, describir este amor.
A veces es el capullo de una rosa que muere de lenta.
Otras, es el estallido de una desafiante del fuego.
Ambas son demostraciones de mi amor por ti.



Sé que las entiendes, que me las agradeces,
mas nunca cedes a que por la boca salga,
un "te quiero mi niño" o un "te necesito".



Yo no puedo pasar sin ti y me perdonen,
me perdonen los budistas si dicen que esto es apego,
pero es que si no lo es, yo de bruces me pego.





El horizonte también te conoce.




He lanzado mi mirada hacia el horizonte,
y he encontrado entre sus dorados y rosas,
la misma respuesta que hallé en el monte.
La masa no la conoce por estar en otras cosas.



Le he preguntado también al sol en el ocaso,
por qué eres reacio a tenderme una mano,
y sonriente me ha contestado que no es fracaso,
tan sólo una puesta a punto para un humano.



Me he quedado dubitativo, esperando algo más,
pero tan sólo me dijo que lo que ansío, no tardará,
que nada más esperas la partida de los demás,
que algo de lo que has sembrado en mí, germinará.



oooOooo







Los poemarios de José Javier los puedes encontrar en la página de la comunidad poética Asociación Cultural Poesía en la Red

miércoles, diciembre 19, 2007

POESIA - ENAMORARME DE LA VIDA


Enamorarme de la vida.

Enamorarme de la vida para ser valiente, y
dejar que mis lágrimas se asomen
mientras leo un poema a un buen amigo.

Enamorarme de la vida para inventarme
Sueños, “ paradas “, donde quepa la utopía,
y los abrazos no se reduzcan a un
contacto ó roce físico.

Enamorarme de la vida obsequiando
puestas de soles a los que
siempre se sintieron solos,
mal acompañados
y nunca queridos.

Enamorarme de la vida, regalando
pentagramas vacíos,
para que otros
pinten su música sin conservatorio,
sin conservantes
ni amigos influyentes.

Enamorarme de la vida después de la
despedida de un amigo,
en cualquier campo santo.

Enamorarme de la vida,
viajando, deslizando mis manos por las
carreteras y curvas de cuerpos, sin temor al
carné por puntos.

Enamorarme de la vida, sabiendo que este otoño
vendrán vientos y lluvias difíciles,
y que alguna tarde sentiré los bolsillos
de la vida vacíos.

Enamorarme de la vida,
a sabiendas que hay soldados que se
camuflan con trajes de poetas,
y que nunca aprenderé a esculpir
dos miradas amorosas llenas de deseos.

Enamorarme de la vida con el saco
lleno de un montón de años, y soñando
que el amor es posible, aunque parezca una
cursilería.

Enamorarme de la vida, creyendo siempre
que detrás de una sombra,
puedo encontrarme herrumbre,
madrugadas, escombros y caricias.

Enamorarme de la vida y
sorprenderme ante la
persona que encuentro en
el espejo
cuando me afeito cada mañana.

Enamorarme de la vida,
a sabiendas que hay caminos
con charcos pestilentes de
mierda y basura humana,
que hasta los jadeos de amor
se aprenden en las escuelas de
teatro.

Enamorarme de la vida y abrirle
la boca al mar, para que engulla
deseos, vibraciones prohibidas,
y desparramar los embalses ocultos
de mi adolescencia.

Enamorarme de la vida y descubrir el
placer de una muda limpia de cama, y
experimentar como se curan las heridas.

Enamorarme de la vida y rellenar
páginas en este viaje
donde, querer seguir siendo niño,
es una locura.


Copyright ©

PEDRO JAVIER MARTIN PEDROS.
BITACORA DEL AUTOR: azuldemar

martes, diciembre 18, 2007

CAFE Y LECTURAS con CRISTIAN PIAZZA

ESCRIBIR NUEVA YORK.




Mailer dijo haber dejado Nueva York para evitar sus tentaciones, para poder seguir escribiendo. Sabemos que en el fondo fue un gesto altruista de su parte. Entendía que su oficio de escritor demandaba el sacrificio. Vonnegutt, Capote y Talese (aun vivo) no pudieron escindirse de Manhattan, como si tal acto significara desprenderse de un órgano vital.

Son muchos los escritores nuevos que buscan motivaciones en estas calles tan contadas pero a la vez interminables: “New York was an inexhaustible space, a labyrinth of endless steps...” No hay día que pase por una librería sin descubrir cuatro o cinco nuevos escritores que residen aquí: Arthur Phillips, Sheridan Hay, Jonathan Franzen, Marisha Pessl, Jonathan Safran Foer... Además, los cineastas y los fotógrafos son la nueva literatura de la isla. El amor (para usar un término amplio) que declaman Scorsese, Woody Allen, Lumet y Ethan Hawke es equiparable (cada quien en lo suyo) a las páginas de Whitehead o Auster, Pete Hamill o Edmund White.

Escribir (en) Nueva York (Buenos Aires, Roma, Londres) es más que un capricho o una tendencia editorial; es una misión, un encargo transmitido por mandato genético. Manhattan, destruida mil veces, atacada por el rey Kong, reinventada un millón de veces por sus cambios, su velocidad, su anticipación, su treta conciliatoria con los placeres; por los encuadres mágicos de la era digital, los pasos prestados, las vidas fijadas, las etiquetas autoadhesivas; culos y vergas en maníaca atracción, cúmulos y rastreos, corazón, hígado y tetas; amor de madre mezclado en un aura de prostitución. Todo desbocado, en constante fluidez, sin parar, hasta que el amanecer va y devuelve todo a su sitio: la cara lavada y las bragas puestas. Otra vez el milagro de repetirse como idea en sus aceras.




Mailer se replanteaba la ciudad como una página en blanco, era su ejercicio diario, escribiéndose, involucrándose, incluyéndose como genio y figura en sus crónicas. Sus dos candidaturas a la alcaldía, en una de las cuales, propuso la idea de la ciudad como el estado número 51 de la confederación. La puñalada de antología a una de sus esposas en 1960. Sus riñas intelectuales con Gore Vidal. El “Village voice”, su atrevimiento colectivo mejor logrado. Su alergia a la tecnología (sólo para reafirmar su espíritu pendenciero). Su vida y su muerte (abúlica, en una cama de hospital [pero qué detalle] en Manhattan).


CRISTIAN PIAZZA.
BITACORA DEL AUTOR: Café y lecturas

Foto : 2. © Mundocuadro

viernes, diciembre 14, 2007

POESIA - NO DEJES QUE CAMINE SOLO

Un hermoso poema de Francisco José Blanco, se agradece tu colaboracíon estimado amigo.

NO DEJES QUE CAMINE SOLO EN ESTE OSCURO VALLE

No dejes que camine solo en este oscuro valle.
Es duro tropezar con la blanca osamenta de los muertos
esos huesos que antaño fueron carne
y ahora son pálido fulgor de mil recuerdos.
No dejes que camine solo en este oscuro valle.
Volved a revivir, músculo y carne, médula y hueso,
que se levante el hombre caído,
agónico Adán de un universo sin luz,
que la carne recuerde el viejo y antiguo sendero.
No dejes que camine solo en este oscuro valle.
Aunque los hombres caminen a ciegas, sin saber, sin conocer
la dura senda que al final del camino se abrirá
ante sus pies
e imaginen con horror el gusano que roerá su piel.
No dejes que camine solo en este oscuro valle.
No es la peor de las muertes la muerte del cuerpo.
Todos descenderemos, tarde o temprano,
al terrenal útero materno,
al forzado sueño, libres de miedos y dudas.
Todos gustaremos la savia del ciprés en nuestros cabellos.
Pero no dejes que muera la muerte del alma,
muerte seca, sombría, sin alba o retorno,
sin ojos que miren el crepitar de la madrugada.
No dejes que camine solo en este oscuro valle.

martes, diciembre 11, 2007

Tres modos de mirar. Fotografías. Adolfo Morales.

CAFE Y LECTURAS con CRISTIAN PIAZZA.

EL VERBO ESCRIBIR.


Me siento chiquito cuando no escribo. Esto no es ninguna novedad para los entendidos en la materia. Mientras no escribo, pienso. Los pensamientos se van sucediendo sin orden o relevancia; van cayendo como hojas en otoño. Si hubiese sido Joyce ya tendría material para dos Ulises. Pero al no serlo, pienso, tengo material para otros textos; distintos a ese monstruo literario de la primera parte del siglo XX, pero no menos poderosos en su propuesta, en sus dolores, en sus estruendos.

El contexto histórico sería distinto, la encrucijada cultural también. James Joyce abandonó su natal Dublín en 1904 junto a Nora Barnacle. La etapa intermedia de su vida transcurre entre Trieste y Zurich. En todos esos años va juntando elementos para su novela mientras se desempeña como profesor de inglés.

Vivir sin patria es para Joyce una ventaja y, a su vez, implica todo el desarraigo que tal situación provoca en una persona. Sin embargo, su memoria literaria no abandona las calles de Dublín. Las historias de Dublinenses (1914) y el Ulises (1922) son ejemplos irrefutables de esa nostalgia hacia su ciudad natal.




No obstante el día en el que transcurre la novela es el 16 de junio de 1904 (fecha de su primera cita con Nora), Leopold Bloom nace en Trieste. Hacia 1907 Joyce le daría clases a un joven judío de nombre Ettore Schmitz y serían amigos a partir de entonces. Ese joven también escribiría y asumiría otro nombre: Italo Svevo. Schmitz o Svevo sirvió de referencia obligatoria para el personaje principal del Ulises...

La pregunta que me hago repetidamente es ¿en qué consiste ser escritor en estos días?. ¿Existe algún rol específico que deba cubrir? o ¿debe informar, fantasear, involucrarse en los aspectos de la vida pública o ninguna de las anteriores? quizás no ha dejado de ser un llamado o un oficio, cuyo rango de importancia varíe según el lugar y la época, o el régimen que lo contenga. La discusión es larga y compleja, y se podría extender con muchos comentarios.

Yo no creo en la libertad absoluta del escritor, como tampoco lo creen Pablo De Santis o Roland Barthes; el mismo Fellini comentaba en una entrevista hacia 1992 que no creía en la libertad total del artista. Añadía que: “ Déjenlo solo, libre de hacer lo que quiera, y este comenzará, precisamente, por no hacer nada”. El escritor para expresarse necesita de cierto rigor, de algún tipo de disciplina, de algo que lo ate a la silla, al cuaderno, a sus textos referenciales; a la calle si es que se nutre de esta.




No escribir hace un daño terrible, es un dolor artrítico que arrincona. Escribir a tientas maltrata la convicción que tenemos de algún día completar algo.

Hay muchas maneras de ser escritor. No todas tienen paga a fin de mes. También Joyce y Svevo tuvieron que ganarse la vida en otros asuntos; Cortázar fue traductor y recién a los 35 años se dedicó por completo a la literatura. Las calles de Nueva York están atestadas de pequeños hombres y mujeres con libreta en mano o iMacs 13 pulgadas; seres de ojos atentos y el pulso benévolo en las esquinas de los cafés y en las plazas durante el verano.

Se escriben blogs y esto nos asegura una cuota de lectores a nivel internacional en lapsos de tiempo raudos que ni el mismo Gutenberg lo hubiera podido presagiar. Se escribe para lograr un equilibrio interno, para publicar en grandes editoriales, para expresar de manera unívoca nuestra arrogancia, sensibilidad o conocimiento...



El hacedor literario, el que me interesa por afectos cercanos, debe estar empeñado única y exclusivamente con su escritura, con el ritmo que quiera obsequiarle a su prosa – exento de llegar a los extremos musicales de Flaubert – sin disociarse de su entorno, de lo que acontece a su alrededor. Los escritores comprometidos con un “Status quo” adolecen de la primera regla que todo artista debe seguir: la libertad de pensamiento. Al igual que un niño, deben creer en lo que mejor les plazca y contradecirse cuantas veces quieran; sin abandonar el rito iniciático de cada mañana ante la página en blanco, el sudor en las manos y la expectativa por lo que quedará plasmado al final del día.

CRISTIAN PIAZZA
BITACORA DEL AUTOR:café y lecturas

Fotos: 1. © Neal Sanche, 3. © Paul Armstrong.

lunes, diciembre 10, 2007

ARTES VISUALES - CORONEL

Coronel, pueblo enclavado en la zona minera chilena, pueblo de infancia, olor mar, color turquesa, sonido de risas de chiquillos que cada verano, en casa de las raíces maternas, alzaban sus sueños amparados por el canto dulce de la abuela.





Fotografía traída desde CoronelB

POESIA - ESTANTERIA ABANDONADA

Un poema que nos ha regalado para la bitácora Carlos de Miguel, un asturiano viviendo en Barcelona.



Estantería abandonada.

Caminando por la ciudad
veo una vieja estantería
a un contenedor pegada
abandonada sin pudor
como abandonamos todo
lo que creemos inservible .
Sobre su ajada madera
aún queda el rastro
de libros que callados
habitaron sobre ella ,
libros tal vez de cuentos ,
tal vez de estudio ,
puede que libros amados ,
puede que nunca leídos
pero que vivieron en ella
siempre acompañados
de algunas fotografías
donde rostros sonríen ,
donde pervive la memoria ,
donde crece el recuerdo .
También sobre ella
habitaron varios objetos
algunos regalados
por gentes que amaron ,
otros comprados
por los que recordaron
en sus viajes a los amigos ,
aquellos adquiridos
por quien intentaba
decorar cuatro paredes
para hacerlas hogar .

Empieza a llover
lánguidas las gotas
resbalan con tristeza
por la ajada madera
como si fuesen lágrimas
sobre el rostro triste
de quien sostuvo una vida
sobre su cansada espalda ,
siendo por ella abandonado ,
arrojado al cruel olvido
en el más frío silencio .

oooOooo

Página personal del autor: ,autumn_cedar

viernes, noviembre 30, 2007

NARRATIVA - DESVARIOS 2

La orilla y su frontera.

Marea alta, marea baja, atracción y repulsión.
Un paso hacia adelante, unos cuantos hacia atrás, no existen las retribuciones equitativas..

Las olas dibujan fronteras ondulantes, caminar en la estela de la espuma, con los brazos abiertos, equilibristas en el filo de la vida, el sol del atardecer ciega la vista y lo pinta todo color deslumbrante... ceguez premeditada.

En la soledad del silencio, una gaviota grazna, sigue buscando las limosnas disfrazadas de migas de pan, vuela ciega y tranquila sobre los límites, ha caído en la trampa de ser domesticada o quizás ya no busca justificaciones para su vuelo.

La orilla y su frontera, las retribuciones equitativas no existen.

Marea alta, marea baja.

by la vecina de la puerta de al lado

miércoles, noviembre 28, 2007

NARRATIVA - DESVARIOS

La gaviota, las migajas de pan, la domesticación, el crear lazos.
Me recuerda historias de amistades, de amantes: dos que se miran a lo lejos, dos que se invitan, dos relacionándose.

Un graznido, el vuelo, el cielo infinito y en la tierra un punto pequeño que ya no tiene manos, ni ojos, menos alma.
Me recuerda historias finalizadas, de amistades, de amantes: desolación primera, resignación siguiente, libertad con algún eslabón de cadenas después.

No se debe de tirar migajas de pan ni cortar vuelos. Las aves no están hechas para ser domesticadas.


by la vecina de la puerta de al lado

jueves, noviembre 22, 2007

Exposición fotográfica Sleeping train en la Casa de la India de Valladolid



“Atacado por alguna patología poética, Huidobro se levanta cada mañana hambriento de imágenes y las toma, las caza, las recolecta, a veces las roba, incluso las mendiga, según su estado de ánimo. Hasta que descubre que se relaciona con la gente a través de la fotografía. Se cuela en las bodas, se inmiscuye en conversaciones, se asoma a los compartimentos de las familias, pero, sobre todo, mira donde no hay que mirar. Siempre con su cámara.” (Jorge Moreiro- Editor Gráfico de Sleeping train)

José Ramón Huidobro se aproximó a la India en el año 2005. Apenas dos meses de viaje en solitario en el que descubrió un país inmenso inabarcable por su mirada. Se llevó consigo una cámara de fotos que se convirtió en su inseparable compañera que asimilaba lo que su ojo era incapaz. Fue una relación intensa que dio lugar a un retrato de la India más común, de aquella que cualquier extranjero puede asimilar pero nunca comprender.

La Casa de la India ofrece una muestra de esta particular visión desde el día 3 al 28 de diciembre. Una veintena de fotos pertenecientes al libro recientemente publicado por Ediciones Amargord en el que se recoge, además, un poemario del mismo autor. Un recorrido en tren por lugares como Mumbai, Goa, Karnataka, Delhi, Uttar Pradesh, Orissa y Tamil Nadu.

El viaje iniciático se vuelve mundano y retrata los malos olores de las alcantarillas sociales, los aromas de las novias y de las especias, los colores de las lentejuelas, la línea del horizonte invadida de pájaros o de locos, en fin, todo lo que se le ponga por delante. Como si en cada fotografía tuviese que contar todo. Afirma Jorge Moreiro, editor gráfico del libro.

Ésta es la primera incursión en la fotografía profesional de Huidobro que cuenta, además de Sleeping train, con dos libros publicados: Africano (Ediciones Vitruvio, 2002) y Los amantes de Coriolis (Eddiciones Amargord, 2005). Todo poeta es un viajero y en esta ocasión un viaje es en sí un poema imposible de abarcar.


SLEEPING TRAIN
FOTOGRAFÍAS DE
JOSÉ RAMÓN HUIDOBRO


Inauguración de la exposición de fotografías
y presentación del libro de poesía y fotografía:
30 de noviembre 2007, a las 19:30 h.

Visitas del 3 al 28 de diciembre de 2007


CASA DE LA INDIA
Puente Colgante 11-13
47007 Valladolid
T +34 983 228 711
F +34 983 226 542
www.casadelaindia.org
info@casadelaindia.org

Horarios de visita:
de lunes a viernes,
excepto festivos
de 12:00 h a 14:00 h
y de 18:30 h a 21:00 h
Entrada libre

miércoles, noviembre 21, 2007

ARTES VISUALES - BARDELLINI

Para ser un vago, como él se autodeclara, Bardellini realiza excelentes trabajos



by
Carlos Bardellini
NYC
USA

NARRATIVA - H2O

El exquisito estilo de youtoo una vez más nos deleita.

H2O

camina por el agua y tropieza en un charco de arena, la llanura infinita encadena piedras y en el pecho, tatuados duros garabatos, los ojos abiertos al asombro, llueve...

y nosotros, ahogados de cansancio...

llega el día al corazón, como un niño extraviado, que nunca tuvo casa ...


de repente (que no pronto), se pierde en el trayecto,


sigue a la lluvia por las hojas desprendidas...


ensimismado con el viento que las levanta...y pasan veintiocho siglos y diez cometas y cuando consigue llegar,

ya la luna se acomoda

y viene la noche, abriéndose camino, desembarcan sus estrellas,

nada las sostiene (¡qué dulce decir!)

y planetas

y rocas silenciosas.... llueve a lo largo de todo el camino... descienden las corrientes, que chocan con el día,

que llega al corazón,

como un niño extraviado...

POESIA - CENIZAS DEL TIEMPO MALGASTADO

CENIZAS DEL TIEMPO MALGASTADO


Quemo la vida con la brasa
de un cigarrillo huérfano
y el ojo ciego de cristal
me contempla insolente sin saberlo.

Una quemadura más, me pide,
riéndose de mí,
con sus carcajadas de pirata tuerto
cree hacerme creer
que soy crédulo de la razón,
devoto de la existencia;

ese ojo de cristal que observa la vida
empañado de cenizas del tiempo malgastado
siempre.

Pasan las horas
y no puedo resistirme a zaherir
la aquiescencia de su silencio
quemando más tiempo de vida…

Otro cigarrillo empañará el tiempo
de cenizas olvidadas
y más sonrisas provocadas
y más miradas de insolencia ciega
y más heridas estériles:

la madrugada o las horas
seguirán implorándome que castigue
y seguiré creyendo que mis heridas
son estériles,
aunque la madrugada o las horas me quemen.

oooOooo

Dani Moscugat, desde Málaga siempre sosteniendo con su amistad y poesía el paso de esta bitácora.

sábado, noviembre 17, 2007

POETAS SOLIDARIOS - CENA BENEFICA EN ALMERIA

Así es, el próximo día 24 de noviembre del 2007 a las 22'00 horas Poetas Solidarios realizará una cena benéfica con objeto de recaudar fondos para su proyecto humanitario.
La cena benéfica tendrá lugar en el restaurante El Navío situado en Aguadulce - Almería, el precio de la cena será de 40 €, las plazas son limitadas por lo cual se recibirán reservas hasta completar aforo.
Es una buena cita para compartir inquietudes, poesía. ideas que nos hagan crecer a todos y a Poetas Solidarios.
Si estás interesado escribe un mail a: toniojerez@poetassolidarios.org
Te esperamos!

jueves, noviembre 15, 2007

POESIA - ITACA




ÍTACA.
Konstantíno Kaváfis

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Posidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Posidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

oooOooo

Dedicado a José Ramón Huidobro, en esta jornada en que presenta Sleeping Train cerrando el capítulo de su viaje a la India.

Y ahora poeta, es tiempo de iniciar una nueva odisea, nuestras ítacas son solamente nuestras excusas para recordar que caminamos o que podemos seguir haciéndolo.

Exito poeta y a ponerse en marcha, largo es el camino y el trabajo arduo.

martes, noviembre 13, 2007

Billete de ida y vuelta - Sleeping train

Viajar sigue siendo una utopía. Todos mis intentos por escapar han sido en falso pues siempre he regresado a mi no lugar del que reniego cada poco tiempo. Mis raíces son grilletes que no soy capaz de romper. La India tiene una fama destructora. Las personas que van allí no regresan igual- me advirtieron- y yo me puse mi traje de buzo y me sumergí, como siempre, sin saber nada de lo que iba a encontrarme. Es el único privilegio que me puedo permitir cuando pongo kilómetros por medio. Avanzar sin saber por qué. El dinero en la cartera es una brújula desorientada que impulsa a la perdición. Así que tomé trenes hacia el sur y luego al norte y luego hacia el Golfo de Bengala y sin detenerme hasta el Cabo Cormorín, desde el que se divisaba el Índico puntual. Y luego bordeé por el Mar Arábico y llegué al fin del trayecto circular en Mumbai. ¡Malditos billetes de ida y vuelta que me devuelven a la cárcel de donde quise escapar!
La India me atravesó sutilmente. Allí no lo había descubierto porque no entendí nada y apenas me comuniqué con el inglés de supervivencia. A la vuelta, alguien me dijo que era naranja y cerré la puerta de mi casa dos semanas porque me daba miedo el cemento y los trajes grisáceos de los oficinistas de Tecnocasa. Releí el diario de ruta y asumí las fotos poco a poco: excusas y excusas para no regresar. Los poemas brotaron en el papel sin pensarlo. Vestía ropas que desteñían. Durante un tiempo cerraba los ojos y contemplaba pasos a niveles cerrados. Caminé mucho al estar desubicado. Tenía mi cámara en la mano, pues aún no había conseguido equilibrar mi cuerpo sin el contrapeso de la visión parapetada. Hasta que me vestí con el fondo de armario y descubrí a un desconocido en el cristal.
Inventé otro viaje. El de hacer un libro sin saber que era más utópico que no hacerse estatua de sal. Fueron dos años. Elegí el camino de la bifurcación. Sé mirar y puedo escribir. Para lo demás soy un incapaz. Recurrí a Jorge Moreiro, el fotógrafo profesional. Le pregunté si era posible aprovechar el material de dos meses sin dejar de disparar. Me dijo que sí y le creí. Fue su perdición. Le perseguí hasta agotarlo. Y se embarcó por mí. Se acercó a las pupilas que me observaron y enderezó horizontes para compensar mi mirada oblicua defectuosa. Me habló de la luz que no fui capaz de envasar. Y así fue naciendo Sleeping train. Con el estribillo del ferrocarril colándose por mercados, ríos y arrugas bellas que hacían desear la vejez. Dos viajes, uno literario y otro de obturador, que desembocaban en vida corriente, que es la única que puedo contar.
José María de la Quintana, el editor de Amargord, me dijo que las fotos miraban de frente. Apenas vio tres o cuatro y decidió publicar. Me puso en manos de Álvaro Cal Di Segni, quien descubrió que los poemas tenían tendencias naturales a instalarse por las diversas coordenadas de la página. Eso me gustó. Sleeping train estaba en marcha pero como los expresos indios parecía que nunca llegaba a su destino hasta que un día que ya no pensaba en él nació silenciosamente.
El viaje se hizo tacto. El papel tenía olor. Las fotos, tantas veces vistas no se parecían a las que recordaba. Los versos me resultaban ajenos. Lo hojeé varias veces y ya no lo volví a abrir. Ya no es mío. Estoy liberado. Ustedes se ponen en marcha. Es su tren y yo invoco a la amnesia para perderme en la invisibilidad.
José Ramón HuidobroMadrid, 11 de noviembre de 2007

TRILOGIA - Joan Ubach

Desde a Catalunya, el romanticismo de Joan Ubach.

VIDA INFIEL (traducción)

La mitad de lo que es mi vida
ha huído con el pasado,
la otra media hecha a medida
de un adulterio forzado,
quarda ingenua estar ceducida.

ALEGRIA

Me sonríes las palabras,
sonidos de amor
baten en mi corazón,
un surtidor de alegría
afluye de ilusión.
-
La cómplice mirada
que tus ojos reflejó
iluminaron la esperanza.
...Esta noche el sol brilló.


ANTITESIS

Es un poema para una flor,
aunque, ambos serían para unos labios,
bien uno, supiera oler el aroma
o la otra pudiera escuchar amor.
Poesía, rosa y boca
oscurecidas y desarmadas
ante el perfume de palabras,
donde radica la esencia
de los secretos del coraón.
'Si aqueste poema pudiere
dar a luz en vuestra alma,
aquestos fueren versos
por labios, juntaríamos los nuestros
y la flor... seríais vos'

viernes, noviembre 09, 2007

Presentación de Sleeping train en La Central del Reina Sofía




Ediciones Amargord presenta Sleeping train de José Ramón Huidobro

El Primer Secretario de la Embajada de la India en España en el acto de presentación de Sleeping train. La lectura de poemas estará a cargo de Esther Muntañola y Eva Chinchilla


Lugar: La Central del MNCARSDirección: Ronda de Atocha, 2 (ampliación de Nouvel)- 28012 Madrid
Fecha: 15 de noviembre de 2007
Hora: 19: 30 h.

Asisten:

José Ramón Huidobro- Autor
A.Majib Padar- Primer Secretario de la Embajada de la India
José María de la Quintana- Editor Ediciones Amargord
Jorge Moreiro- Editor Gráfico Sleeping train
Esther Muntañola- Poeta
Eva Chinchilla- Poeta
Pablo Rodríguez- Camarógrafo

ARTES VISUALES - SLEEPING TRAIN

Una sola recomendación: para disfrutar viéndolo en pantalla completa.

miércoles, noviembre 07, 2007

POESIA VISUAL - Los discursos de paz



Los discursos de paz
Marcela Blanco
Argentina

NARRATIVA - OLOR DE LOS LIBROS

Olor de los libros
( Yvette Schryer )

Blanca me enseñó a oler los libros.

Aún hoy, a distancia de tantos años, me parece verla olfatear los volúmenes que ponía en el cajón para despacharlos por barco. Al acercarlos a la nariz, su rostro asumía una expresión de ternura, de tristeza, o de enojo...En ese caso, lo descartaba diciendo: No, éste no lo llevo.

Blanca vive en Valencia desde hace muchos años.


El único recuerdo olfativo que yo conservaba entonces era el de los libros del colegio, no tanto por el olor a goma o a tinta de sus páginas, sino por el de la tela de hule con que mi madre los forraba . Era un hule delgado de color negro y aunque en las primeras semanas de clase esa emanación se imponía sobre todas las otras, pronto se iba perdiendo por los contactos con otras cercanías, hasta que ese aroma a cosa nueva, se extinguía.
Cuando ayudé a Blanca a seleccionar los libros que llevaría consigo a Europa, me dijo que cada libro le recordaba por su olor la época en que lo había leído, la persona que se lo había regalado o las noches de lectura o de estudio que impregnaron las páginas con un tufillo a café.

Blanca me dejó en custodia algunos libros. Le prometí conservarlos y que si extrañaba a alguno, se lo enviaría por correo.

Nunca los reclamó y aún están en un rincón de mi biblioteca. De allí viene un olorcito que no pocas veces me obliga a acercarme y tomar uno al azar.


El libro con olor a jazmines, revela que el origen de su fragancia es el amor.

La fecha de la dedicatoria es anterior al nacimiento de mi amiga,las pocas palabras escritas en tinta roja, estaban dedicadas a una mujer llamada Lisette y las firmaba Omar. El libro era”Las flores del mal” de Baudelaire.

“A ti que has sabido compartir conmigo la magia del pecado”-’ escribía.

El libro aprisionaba un jazmín entre sus páginas y si bien no podía relatarme la historia de ese amor pecaminoso, abrió una puerta a mi fantasía.


El olor a chocolate provenía de un volumen que al hojearlo iba dejando caer granitos de azúcar, miguitas y trocitos que podían ser de nuez . Sus páginas se veían manoseadas y amarillentas. Era el libro de cocina de Doña Petrona, regalo obligado para toda joven argentina casadera, hace más de cincuenta años. Las recetas de Doña Petrona recuerdan un mundo que ya no existe, una época en la que no importaba estar seis horas en la cocina vigilando un dulce, o en la que el miedo al colesterol no existía.


Del Demián de Herman Hesse se desprendía un fuerte aroma a tabaco. Un papel entre sus páginas revelaba que había pertenecido al abuelo de Blanca, pero ¡quien sabe! A lo mejor se había impregnado de ese olor por el contacto con el “ Sherlok Holmes” que tenía a su lado. ¿Sería posible que el olor surgiera de la eterna pipa del famoso detective...?


Entonces comencé a preguntarme si la sensación olorosa la aporta sólo el lector o pueda provenir del contenido del texto.

Si así fuera, sería interesante saber a qué olerían La Divina Comedia, Los Tres Mosqueteros, La Biblia o El Principito.


oooOooo

Acerca de Ivette: Argentina, reside actualmente en Israel, en donde se desempeña como directora de un taller de escritura creativa, moderadora del sitio loscuentos.com

Gracias Yvette por esta bella colaboración.

lunes, noviembre 05, 2007

LA MANO DE LA DIOSA, Juan Antonio Pizarro


"La mano de la diosa"
de Juan Antonio Pizarro Martín
Portada de Luis Tobalina
Publicada por Ediciones Atlantis

http://www.edicionesatlantis.com/novedades.php

La novela se presentará el próximo martes día 6 de noviembre a las 8 de la tarde en el CC Isabel de Farnesio, en Aranjuez.

Sinopsis de la obra:

Juan T. Volta, escritor de relativo éxito, está secretamente instalado en Aranjuez donde trabaja en su última novela. Su rutinaria vida se ve rota por la aparición de un e-mail firmado por “Sereira”.Sereira resulta ser Eugène, una joven atractiva e inquieta que le dice a Juan que “tiene la marca”, y a la que Juan cree tan sólo porque ella luce un buen cuerpo y parece interesada en él.Sus actividades les llevaran como un torbellino a meterse de lleno en una historia de puertas estelares, extrañas apariciones e intereses en que Juan aprenderá a ver las cosas de otro modo, mucho menos cínico, y donde todo se resolverá al final en una fuente de Aranjuez, en la mano de la Diosa.

El autor, Juan Antonio Pizarro Martín.


Nacido en Madrid pero residente en Aranjuez desde siempre, disfruto de esta población privilegiada por sus jardines y sus sotos, como lo hará cualquiera que se acerque por aquí; y no puedo evitar hacerlo notar en mis escritos.

No hay mucho más de notable para el público en mi biografía, salvo que interese saber que nací en el 59 del siglo pasado, bajo el signo de Sagitario.

Y que la novela se la dedico a mis padres y también a Maite y Magda, por haber sido tan pacientes conmigo.

Igualmente he de agradecer el poema prólogo a Marcela Vanmak.

Y por supuesto a mi amigo Luis Tobalina, autor del dibujo de la portada.

Se encuentra a la venta en Madrid, en La casa del Libro FNAC Fuentetaja, Crisol, Antonio Machado y El Corte Inglés, entre otros.En Aranjuez, en la Librería Estudio (Calle Valeras) y próximamente en el resto de librerías.

oooOooo

Cada logro de un compañero en el camino de las letras, es un logro casi propio.
Sabemos de la dificultad de publicar, sabemos de las puertas de las editoriales en nuestras narices, sabemos de engendrar hijos llamados libros durante meses o años.
He observado el trabajo de Juan Antonio, en agunos momentos me ha contado de su cansancio, pero helo acá, a punto de presentar en sociedad a ese primer hijo de tinta y papel. Hubiera querido estar allá, para brindarle a Juan Antonio un aplauso lleno de admiración, por su amor a las letras, por su tesón y porque este amigo demuestra que todo sueño es posible de ser alcanzado. Sea la presentación de "La mano de la diosa" un aliciente para todos los camaradas que deseamos parir un libro y que miles de veces desmayamos exhaustos.
Felicitaciones Sereira, un largo y exitoso camino para el escritor, pero en especial, para el hombre bueno que hay en ti.
Nat

POESIA - PENÉLOPE

PENÉLOPE

Aguarda, mi Penélope
que Ulises llega.
Deja de tejer tus sueños
olvida la amarga espera
días de arduos trabajos
noches en duermevela
que la noche se acaba
que tu angustia se extingue.
Porque Ulises al fin llega
con los labios llenos de espanto
y tus ojos por bandera.
Atrás quedaron Polifemos y sirenas
amigos en bancos de naves negras
Circe de sueños salvajes
Calipso de lindas trenzas.
Ay, mi morena Penélope
ni la ojiverde Atenea
con sus hábiles manos
tiene esos dedos de seda.
Porque Ulises al fin llega
con los labios llenos de espanto
y tus ojos por bandera.
Vive, Penélope,
porque la sangre es eterna
y la vida se nos escapa
como granos de arena.
Que con la sal en los ojos
y las heridas abiertas
todos regresamos
entre diosas y sirenas.
Porque Ulises al fin llega
con los labios llenos de espanto
y tus ojos por bandera.

Mi dulce Penélope
no más suspiros ni esperas.
Desteje el blanco sudario
de sollozos y penas.
Ni mil muertes en el mar
ni mil caricias en tierra
pudieron hacerme olvidar
el vidrio de tus caderas.
Porque Ulises al fin llega
con los labios llenos de espanto
y tus ojos por bandera.


oooOooo

Es un honor presentar en la bitácora el trabajo poético de Francisco José Blanco Torres, autor gallego de pluma mágica y mítica cuyo reflejo también puede notarse en los poemas de su autoría.
Francisco José tiene publicada la novela "Lobos del Brezal" (Ediciones Atlantis) y en estos momentos, publica por capítulos "Emain Macha" , en la revista digital de fantasía y ciencia ficción Aurora Bitzine.

Agradezco la generosidad de Fran, al colaborar con sus poemas y como bien comentaba en un mail: "dejo libres mis poemas, los prefiro compartidos a verlos morir en el escritorio de un editor ciego".

Puedes leer más de la obra del autor en:El sueño de Ulises

Lobos del Brezal
Emain Macha
Emain Macha II

viernes, noviembre 02, 2007

POESIA - TRIAL AND ERROR

TRIAL AND ERROR
Apenas laten hoy / las partes que mucho te extrañaron
Margarita Laso

Como si fuera poco haber derrochado por años
la sal y el agua en el lloradero
hoy has resuelto –sin más- evaporarte.
Ni huella de tu presencia me has dejado
para el resuello cotidiano.

Mejor así que aprendo fácil
Ensayo y error
+
paciencia paciencia paciencia
hasta dar en el clavo:

No en balde dicen que la física
se sostiene de atmosféricos milagros:
apenas corre el sol por los húmedos tejados
el ojo se vuelve a secar
y nuevos gatos iluminan agosto.



Alejandra Basualto, poeta, Licenciada en Litaratura.
Chile

martes, octubre 30, 2007

ARTES VISUALES - NANOMETRAJES

Nanometrajes la mejor herencia de la publicidad( nadie ose a negar que son derivados de los spots... y los spots siempre han sido arte visual condensado).

POESIA - LA MARCA

LA MARCA


El viento empuja nubes preñadas
de pólvora inmaculada
y deflagran en lucha por ocupar
un cetro en la tempestad.
Transparente sangre vierten,
y transparente sangre vence
en su tránsito por acomodar
su espacio en las penumbras
de los intersticios del tejado.

En el corazón una mancha
que los minutos alimenta
y el viento enjuga con celosías de cristal
para liberar la perfidia
de un rostro fatal,
una maldita mácula de humedad.

Royendo cual gusano vencedor
la manzana,
se acomoda en el corazón;
los minutos alimentan los amores
y las horas los sinsabores,
los días amamantan los errores
y las semanas las decepciones,
los meses acunan los sueños
y los años…
los años dejan cercos extraños
que la humedad dibuja
sobre las paredes del corazón:
celosías de cristal maculado
que retratan con tiempo
el rostro de la muerte:
la marca del ser humano.



oooOooo





Desde Málaga, Dani Moscugat, amigo, poeta y colaborador incondicional.

Bitacora de Dani:
moscugat

lunes, octubre 29, 2007

FOTOGRAFIA - POETA URBANO

Poeta Urbano
by
Carlos Bardellini
NYC
2007


Bitácora del artista: Poesía y Arte

NARRATIVA - EL BESO DEL PRINCIPE

Colaboración de Manuel María Murrillo Vallejos, España.

EL BESO DEL PRINCIPE.

Las historias bonitas no siempre lo son a ojos de todos, eso me dijo una anciana, con la que tropecé un día que paseaba por el campo. Era uno de esos días en los que el gris alcanza un brillo divino y los colores salvajes, aunque ya manidos por el tiempo, se abren hueco en el alma desenterrando tesoros olvidados. Hacía mucho aire y yo llevaba entrecerrados los ojos. Aquella mujer tras saludarme, dijo exactamente que es lo que yo estaba haciendo allí: --- Estás buscando palabras, eres poeta de la Tierra, me lo contó el viento, por eso te estaba esperando. --- Estupefacto, no supe qué decir, pero no tuve que decir nada, enseguida la anciana continuó:
--- Las historias bonitas no siempre lo son a ojos de todos, que nunca se te olvide, no todos los espejos reflejan la verdad. La madre Naturaleza necesita del hombre para su cuidado. Pero el hombre está soñando consigo mismo y han de ser los propios hombres... aquellos que despierten, serán los encargados de despertar a los demás. Tú buscas palabras en el campo, encuentras el tesoro que te regalan los sentidos, buscas la vida en la vida, la belleza donde está. Acaricia este momento con la fuerza que te quede, medita reposadamente, escucha al viento, a la lluvia, al poderoso rey sol, envuélvete en el delicado manto de la luna, contempla a la flor que está naciendo, oye el rumor del río, el lamento del árbol seco, la reposada nana que canta la hierba. No te quedes sólo en la belleza de sus colores, en la paz que destila nuestro medio, en sus embriagadores aromas. No le cantes al ruiseñor, escúchalo atentamente, siente con el corazón y cuéntalo a la gente. ¡Despierta! ---Dicho esto y sin mediar palabra se fue tranquilamente llevándose con ella el viento que azotaba aquel paraje y el día abrió sus puertas a todo su maravilloso esplendor.

Sus palabras resonaron en mí como el eco en las montañas. Un vacío oscuro se apoderó de mis sentidos por un momento, pero era lógico, aún no había comprendido nada. Todavía no estaba despierto.

Seguí caminando pensando en todo lo que había escuchado hasta que llegué al pie de una hermosa colina. Los pájaros cantaban, pero yo no prestaba atención a su alegre melodía. A la sombra de un par de pinos centenarios me detuve para descansar un poco. Me senté en el suelo reposando la espalda contra uno de aquellos fuertes troncos. Cerré los ojos como queriendo desconectar de todo, respiré hondo, relajé mis sentidos y tras una deliciosa pausa, comenzó a rugir el viento:--- Soy el espíritu del Viento, desde que el mundo es mundo recorro este planeta, moldeo la superficie, ayudo a polinizar las plantas, derribo árboles y casas viejas. Siempre renovando el medio que os rodea, mi trabajo forma parte de la Tierra. A mi deber me debo, cumplo siempre con mi cometido, nunca me quejo, aunque todos dicen que escuchan mi lamento y no es mío, sino de una madre que llora al ver como sus hijos destruyen su seno. Los hombres esquilman los recursos, contaminan todo a su paso. El hombre tiene una sed infinita, sed de codicia, sed destructiva, sed que acabará con su sed. La vida es hermosa, la llevo observando desde el amanecer de los días, pero os habéis alejado de ella, os alejáis del amor más primitivo que conocéis, el amor a la Tierra que os proporciona todo lo que necesitáis. He visto, como poco a poco, ibais comiendo el terreno al resto de las criaturas que tanto como vosotros se merecen el entorno. He comprobado como lucháis contra todo, contra la Naturaleza, contra Dios, contra vosotros mismos… Sois capaces de luchar, no cabe duda, luchar esta vez contra vuestro egoísmo. --- Tras su alocución el Viento dejó de soplar, y la paz volvió al lugar como si nunca lo hubiera abandonado. Inmediatamente, tomé buena nota de todo lo que había escuchado, di las gracias al Viento, a él llegan todas las palabras y a mí me había hablado, yo le estaba agradecido por la deferencia y así lo mostré:
--- Agradezco sus palabras señor del aire, serán escuchadas por todo aquel que las desee escuchar, seré su voz para los hombres. --- El día se mostraba de lo más interesante, había salido en busca de inspiración para mi poesía, lleno de ganas de encontrar alguna bella metáfora, palabras bonitas que añadir a mis rimas. Todo aquello era de lo más inesperado, pero sentía la obligación de continuar con la aventura. --- Seré la voz del Viento. ¡Qué locura más divina!

Tranquilamente reanudé mi paseo, pero esta vez prestaba mucha atención a cuanto sucedía, no quería perder detalle de todo cuanto ocurriera a mi alrededor. Caminaba por una senda sinuosa a través de un pequeño valle, unas cuantas mariposas dejaron su juego entre las flores para acompañarme en el camino. De pronto, vi como una luz iluminaba el cielo a lo lejos y pasados unos segundos escuché el ruido estruendoso de un trueno. Parece que va a llover, me dije. El día estaba oscureciendo, las nubes tapaban el radiante sol que lucía, pero no tuve cuidado de buscar cobijo, estaba decidido a empaparme y continuar con la andadura. Pronto las gotas de lluvia empezaron a correr por la cara, sentí como refrescaban el rostro y el espíritu. La sensación era tan reconfortante que no parecía que anduviera, sino más bien que estaba siendo transportado... Cuando estaba a punto de llegar al séptimo cielo escuché una voz que sonaba abemolada:
--- El Viento me trajo a ti Poeta, soy el espíritu de la Lluvia que impregna la tierra y llena los ríos. Sin mi presencia el mundo enferma y muere. Castigo cruel es la sequía. Yo no impongo los tiempos, sino es el tiempo quien me impone. Los hombres juegan con el mundo, influyen en el clima, destruyen el hábitat de la amada Naturaleza. Los bosques me reclaman y sus plegarias siempre son escuchadas. Los hombres han talado los bosques, ellos ya no me llaman, yo no acudo, la Tierra muere, el hombre también muere, pero no se da cuenta. El hombre está enfermo, igual que la tierra. La humanidad no comprende que no puede vivir sin la Naturaleza, pero que ésta permanecerá aún sin ella. La Tierra está hablando, os muestra sus heridas, no aprendéis de los desastres, no os avergüenzan vuestras tropelías. Volved al redil ovejas descarriadas, caminad de la mano de la madre Naturaleza, seguid sus sabios pasos, siempre hay tiempo, hasta que deja de haberlo.--- La grata voz de la Lluvia resonaba en mis oídos como un coro angelical. Me dejé transportar por sus palabras sabias, reteniendo cada una de ellas. Tras una pausa acerté a decir conmovido:
--- Seré tu voz para los hombres dulce Lluvia, haré llegar el mensaje, con toda la presteza que pueda reunir.--- La lluvia seguía cayendo y mi corazón estaba empapado, por todo aquello que había escuchado, el Viento, la Lluvia... La Tierra está en peligro, sólo tengo una. ¡Toda! La misión que se me había encomendado, comenzaba a convertirse en un acto de fe. Lucharé con todos los medios para que estas palabras no caigan en el olvido, me repetía a mí mismo mientras proseguía el camino.

Poco a poco pasaron las nubes y descubrieron un sol maravilloso, el arco iris lucía precioso, como enmarcando una foto de ensueño. La vida continuaba hermosa. Nuevamente cantaban los pájaros, zumbaban los insectos, el aire permanecía húmedo, al igual que el suelo, el barro se pegaba a las botas y la melancolía al corazón.

No pasó mucho tiempo, cuando pude observar al Sol hacer un gesto, me estaba haciendo un guiño. Tiene que ser a mí me dije y le espeté: --- ¿Qué desea mi amada estrella, rey de las estaciones, motor del mundo, de su humilde servidor? --- A lo que contestó:
--- No era a ti, era a la Luna. --- Y comenzó a reírse. Sí, como podéis imaginar, el Sol es un poco bromista. Continuó diciendo: --- Soy el espíritu del Sol, sé que has hablado con el Viento, con la Lluvia, ellos están preocupados, se toman las cosas demasiado en serio. Yo observo todo cuanto pasa en mi reino. La vida es un accidente de la Naturaleza, mero accidente y como pasa con los accidentes, nunca son voluntarios. El hombre tiene más recursos de los que necesita, pero no le importa, siempre quiere más. No es culpa suya, es que no está bien hecho, como ya dije, tiene demasiados recursos. Se ha convertido en el falso dios de su medio, y no es un dios bueno, no es un dios sabio, no es un dios. Quítale la inteligencia a ese cerebro y seguiría colgado de los árboles. A mí me resultaba mucho más mono antes... Cuando todavía cumplía con su labor en el mundo, pero… ¿Qué más da? Ninguno de vosotros llegará a verme viejo y soy demasiado heliocéntrico. En eso me parezco un poco a vosotros. Hubo un tiempo donde me levantabais templos, me adorabais como al dios que soy, pero ya nadie me recuerda, ya no me adoran y he perdido el interés de los humanos. Yo no soy el culpable de que aumente el desierto, yo no soy el culpable de que suba la temperatura en la Tierra. Sois vosotros falsos dioses, los que estáis jugando con fuego. Aún estáis a tiempo de rectificar, si no lo hacéis, seréis pasto de las llamas. --- El Sol me había hablado y se escondió tras una montaña, no me dio tiempo a darle las gracias por sus palabras, le grité:
--- Gracias astro rey por tus palabras, advertiré al mundo de tu visión y continuaré esta misión hasta que mi voz sea recuerdo.--- Triste por las noticias que me llegaban, pero feliz por poderlas dar a conocer, una sensación contradictoria me embargaba.

Anochecía rápidamente, las sombras iban abriéndose camino a través de los páramos. Como cada día llega la noche y la luna corre presta a ocupar el sitio que le corresponde. Lentamente va salpicándose el cielo de la tímida luz de las estrellas.

Caminaba sin rumbo, a mi cabeza volvían insistentes las palabras que había escuchado: aquella vieja extraña, el Viento, la Lluvia, el Sol... El día había sido muy productivo, tal vez la noche me guarde alguno de sus maravillosos secretos. Me interné en un pequeño bosque que salió a mi paso y andando por entre los árboles podía sentir el abrazo de la naturaleza en cada rama que tocaba. No tardé mucho en encontrar un claro, un claro de luna. Había una roca en el centro, me senté a descansar un poco y contemplar el cielo. Miré a la Luna, parecía dormida ¡Qué bonita que es la luna, qué sería de la poesía sin la luna! Sin su noche de fábula, sin su encanto infinito, ese resplandor de plata al que tantas veces le he escrito, ese poder nostálgico que evoca su visión. Luna, Luna bonita, háblale a estos ojos que te miran.

Invoqué al espíritu de la Luna y atendió mi ruego: --- Bucólica noche es ésta, Poeta. En el cielo reina la melancolía, que reine la paz en los corazones. Yo no soy ese espejo de plata, donde coqueta se mira la Tierra, ella también es mi madre y a su encuentro acudiré algún día, cuando las noches sean sólo noches de invierno y los días ya no sean días. Continuaré siendo la luz que alumbre las noches de amor apasionado, el insomnio del bardo atento a la belleza. Justificaré los días de los lunáticos que pueblan el mundo. Seguiré acompañando vuestra existencia y continuaré aquí tras ella. Placer encuentro en expresarte, que para los hombres anhelo los más saludables deseos. Encontrad la paz en vuestros corazones y mirad con esperanza al mañana. Éste es el papel que me ha tocado, ser del mar la marea. Sigue tu luz pequeño vate, sigue insistiendo en el camino, sé que te llevará a buen puerto, ése es tu destino.
--- Cerró sus ojos la Luna, sigue durmiendo, sigue dormida, pero nos lleva tanto en sus sueños, como la llevamos nosotros en nuestra vida.

Seguí mi camino andando por el bosque, feliz de mi encuentro con la reina de la noche. Anduve por los intrincados vericuetos que me proporcionaba el terreno. No sin dificultad, atisbé al fondo una planicie, el bosque terminaba y el camino sería más transitable.

La luna iluminaba en todo su esplendor un pequeño paraíso que a mis pies se extendía. Sin duda, si existió el edén, éstas eran sus flores. Salpicado de colores el terreno discurría y yo me tumbé en la tierra con mucho cuidado de no aplastar a ninguna. Quería ver como de un pequeño tallo, un brote insistía en ver la luz primera. Con paciencia, con tiempo, con todo el tiempo del mundo, asistí emocionado a la espera. Poco a poco iba abriendo sus pétalos, cuánta belleza, qué poder inimaginable desprende la naturaleza. Como por arte de magia se extendieron sus pétalos y contemplé como lucía flamante una nueva flor. Que sea tu nacimiento un rayo de esperanza, el anuncio de una paz esperada. Si pudiera hablar una flor… ¿Qué diría? Contempla lo hermosa que es la vida, eso es lo que creo que diría. Emocionado por aquel instante mágico, se llenó mi mente de palabras de agradecimiento, a la extraña mujer que me instó a admirar ese momento. Nunca podré agradecerle todo lo que estaba viviendo.

Con el corazón encendido por la emoción seguí mi camino. En mis pensamientos estaba el Viento, la Lluvia, el Sol, la Luna, la belleza de la vida y las palabras de una anciana que nunca podré olvidar.

Trecho a trecho, disfrutaba del camino que a mis pies se abría. Proveniente de algún lugar escuchaba el sonido de una corriente. Cada paso que daba se hacia ésta más audible. Casi sin querer me di de bruces con un río, que a la luz de la luna asemejaba más un filón de plata. Me arrodillé para beber agua y fue entonces cuando escuché el rumor del río:
--- Soy el espíritu del río, es mi afán llevar el agua hasta el mar. Regar las riberas que a mi paso salpico de vida y colorido. Doy de beber al sediento. Transporto desde la sierra los sedimentos. En mi curso se licencian las ciudades y los árboles nunca están mejor acompañados si estoy a su lado. Soy fuente de vida en movimiento, nunca reposan mis aguas. Mi caudal enferma por la polución, soy víctima de la contaminación, en mi lecho vierte sus desechos la civilización. La industria no piensa en mis hijos, ni tampoco piensa en los suyos. Mi salud, es salud para todos, salud para el medio que me rodea. Escucha el murmullo del agua, que durante el curso de la historia he contado a las criaturas que pueblan mis orillas… --- Con la boca fresca, como el oído, mi alma se alegraba con el agua del río, le dije:
--- Salud torrente vivo, gracias por tus tesoros, por tu servicio. Seré tu voz para los hombres generoso río.

Me alejé de la protección de las aguas y continué mi paso. No tardaron en mostrarse nuevos signos. Lejos del curso del río, la vida se mostraba seca, triste, apesadumbrada. Observé un gran roble con eminentes muestras de falta de agua y al recostarme contra él puede oír como una voz quebrada sacudía el aire: --- Sed, tengo sed, mis hojas se marchitan, se mustia mi espíritu y mis ramas quebradizas se parten con la brisa. Agua, quiero agua que hidrate este seco tronco. Lluvia, ¿por qué no vienes a mí? Este árbol solitario implora tus gotas, quiero sentir resbalar tus lágrimas por mis ojos. Canto amargo y quebrado dedicado a las nubes, cantar del amor a la tierra dadora de existencia. ¡OH, grata Lluvia, imploro tu bendición, camino del otro mundo sin tu milagrosa aparición...!--- Y llovió.

Las gotas de lluvia corrían por mi cara y una alegría extrema recorría mi cuerpo. Grandes milagros ocurren en la naturaleza, grandes historias que no tienen voces para ser contadas.

Me alejé de la preciosa escena, conmovido todavía por el momento mágico de su visión. No muy lejos de allí encontré una senda, decidí seguir su curso. El camino serpeaba subiendo una colina y al bajarla me di cuenta que un pequeño prado aparecía. La hierba verde y mullida asemejaba a un colchón de lana y no puede evitar la tentación de probar la cómoda imagen. Acostado sobre la fresca hierba, aún húmeda por la lluvia, escuché un quedo murmullo que decía: --- Afina bien los oídos Poeta, reposa tu cabeza en mi lecho y atiende la dulce nana que vele tus sueños. Descansa del fatigado camino, no encontrarás una cama más cómoda, ni un lugar más propicio para reponer las fuerzas y el alma.

--- Y me cantó la hierba: --- Dulces sueños. Sueño bello y hermoso, que me acunas en la noche, méceme con cariño, como si fuera tu niño. Que sueñe con verdes paisajes y ríos de plata los bañen. Con un paraíso perdido, que en mis sueños lo halle. Sueño bello, onírica fiesta, alza el vuelo, como una cometa. Llévame contigo, sea donde sea, al mar templado, o a la dura tierra. Sueño fugaz, como una estrella, regálame un haz, de maravillosos, poemas. --- Y descansé.

Con el canto quedo de la hierba me sumí en un profundo sueño. La hierba habla susurrando, entre susurros, también canta, pero hay que prestarle el oído. La paz se vuelve sueño entre sus brazos acogedores.

No sé cuanto permanecí dormido, una voz emanada del mismo centro de la tierra me sacó del dulce letargo: --- Poeta, soy la voz de la tierra, siempre es necesario el descanso, pero recuerda la última palabra que me escuchaste por boca de una anciana. ¡DESPIERTA!




Nota del autor: * El título de este relato no es más que un deseo personal de que, como en los cuentos, os llegue como un beso mi palabra y despierte en vuestros corazones el amor a una tierra necesitada de afecto.

miércoles, octubre 17, 2007

El fotógrafo compulsivo.




Las tres mil fotografías con las que Ramón Huidobro volvió de su viaje a la India podrían haber sido tres mil haikus: los haikus del Tren. En este tren, Ramón realizó un viaje iniciático y volvió con este hatillo de fotos en los que cada persona es una estación; cada vagón, una vía; cada camino, una parada y cada parada es una fotografía.

Y vuelta a empezar: cada persona es una fotografía y cada gesto suyo, una mirada.

Atacado por alguna patología poética, cada mañana se levanta hambriento de imágenes y las toma, las caza, las recolecta, a veces las roba, incluso las mendiga, según su estado de ánimo. Hasta que descubre que se relaciona con la gente a través de la fotografía. Y como en su vida cotidiana en Madrid, realiza transgresiones. Transgresiones cotidianas, domésticas. Se cuela en las bodas, se inmiscuye en conversaciones, se asoma a los compartimentos de las familias, pero, sobre todo, mira donde no hay que mirar. Siempre con su cámara.

El viaje iniciático se vuelve mundano y retrata los malos olores de las alcantarillas sociales, los aromas de las novias y de las especias, los colores de las lentejuelas, la línea del horizonte invadida de pájaros o de locos, en fin, todo lo que se le ponga por delante. Como si en cada fotografía tuviese que contar todo.

El viaje empieza a destilar experiencia y el tren se fluye como un río lleno de cadáveres muy vivos. Las vías del tren se parecen a las calles, los vagones a las casas, sus habitantes son los mismos, los moradores son viajeros. Todo es lo mismo y todo cambia.

En este tren, en este viaje gráfico, se encuentra el discurso universal del agua, con sus protocolos y bautizos; el del comercio, y sus relaciones sociales y los mercados, donde van a mercar todos: abuelas, nietos, gatos y travestidos; está el discurso del viaje, del cambio, del tren, ese tren que tanto se parece a una casa.

En este viaje, una peluquería se convierte en un templo, un templo en un establo y el establo en una playa.
El viajero va descubriéndose a sí mismo hasta que nos encuentra a todos en la cara de una vieja. O de una niña. Elijan.


Jorge Moreiro
Editor gráfico Sleeping train

POESIA - JUAN CARLOS DE LARA

Hay días de domingo, de lluvia o qué sé yo

que parecen gozar en revolver mi vida,

y encuentran, a pesar de mi desorden,

tal vez en un cajón o en el bolsillo

de alguna prenda vieja,

unos recuerdos fuera de contexto,

cierto dolor sin lógica,

tan sólo algunos nombres pero un largo

etcétera de ausencias.


Hay días, lo repito, que insisten en leerme

las líneas de la mano,

y sale mi pasado a relucir,

así, tan fácilmente,

como entender mi letra en un diario.

Y sin embargo existe,

escrito en una parte de mí que no conozco,

un trozo de papel indescifrable.


Yo no sé lo que arrastro, es la tristeza

de aquel patio a las seis,

campanas a lo lejos, el olor

de la tierra mojada,

una tarde de fiebre sin colegio

y un confuso amasijo de voces que me llevan

allí hasta donde puede dar de sí la memoria.

Pero también las dudas y los miedos,

una extraña ansiedad, el nerviosismo

de mitad de septiembre

y esa especie de vértigo cuando miro hacia atrás

y esa niebla del tiempo que lo humedece todo.


Y es que apenas me sirve el cumplir años,

tener más experiencia, creerme que ya sé

cómo quedar a salvo de los escalofríos,

si luego llega un día y me demuestra

que aquí estoy yo, el de siempre, todavía,

que jamás cambiaré, que llevo dentro

un sabor a imposible,

un puñado de sombras, unos sueños a medias

y estos tristes recuerdos que seguirán conmigo

cuando ya no me quede de la vida otra cosa.


JUAN CARLOS DE LARA



oooOooo

Siempre es reconfortante y estimulante recibir la espontánea colaboración de poetas que ya tienen un camino andado. Otro generoso poeta espanol nos ha regalado con uno de sus poemas, esta vez con el aliciente de ser inédito. Agradezco a Juan Carlos su invaluable gesto.


JUAN CARLOS DE LARA

Nació en Huelva el 28 de noviembre de 1965.

En 1985 publicó Caminero del aire y, en 1987, Elegía del amor y de la sombra (Poemas de soledad). Exceptuando el cuaderno Aquí y ahora (1992), el pliego Cuatro poemas (1998) y la obra aparecida en antologías y revistas literarias españolas, no ha vuelto a publicar hasta el año 2000, con Antes que el tiempo muera. Permanece inédito Paseo del chocolate y Almacén de objetos perdidos.

Ha hecho incursión en el relato breve, la crítica y el ensayo literario, género en el que ha publicado Algo sobre poesía, El joven Juan Ramón Jiménez y el Instituto de Huelva, El frío que mató a Bécquer y La huella de Julia y Josefina Espín en la biografía sentimental de Bécquer: las revelaciones de El gnomo.

Desde 1993 a 1996 dirigió la revista de poesía Hojas Nuevas. Perteneció al equipo de redactores de Literatura infantil y juvenil, de Barcelona.

Viene recogido en la obra de Ramón Reig Panorama poético andaluz (1991). El cantautor José Luis Pons ha musicado sus poemas y los ha publicado en los discos Mar de Leva (1995) y Canción del poeta del sur (2000).

Ha obtenido, entre otros, los premios Juan Figuereo (Huelva, 1982), Villa de Bujalance (Córdoba, 1992), Ciudad de Ayamonte (Huelva, 1996), Daya Nueva (Alicante, 1998), Ciudad de Niebla (Huelva, 1999) y Juan Cervera (Sevilla, 2005).




martes, octubre 16, 2007

ARTES VISUALES - MURAL Nº 6


"Mural nº 6"
Cerro Bellavista, Valparaíso, Chile.
by Matilde Pérez.

POESIA - ELEGIA A UN POETA SUICIDA

Desde Barcelona, la colaboración de un futuro maese, Alan Escolà.

Elegía a un poeta suicida.

Conozco un camposanto sin sepulcros,
caminos no hay que lleven a sus puertas.
Y allí, forjando versos en su túmulo,
mora el poeta.

Yo sé de un cementerio entre altos picos,
Cipreses no hay que guarden sus fronteras.
Y allí, entre eternas nieves, redivivo,
duerme el poeta.

Un parpadeo son aquí los meses,
eones transcurridos en centésimas,
y otra vez y otra más y otras mil veces......
Muere el poeta.

Tú habías comprendido los secretos,
pintaste para mí la carta esférica;
Nadie te culpará. Ve, compañero......
!Vete, poeta!

Y ahora que suelta amarras tu navío
fijo el rumbo en la más lejana estrella,
que en la tumba no escriban "fallecido"...
Solo "poeta".

FOTOGRAFIA - VIAS III

Rubén Pinella, fotógrafo y periodista argentino.
Imperdible su bitácora "Una fotocada día".


Vías III

by Rubén Pinella


Bitácora del artista: Una Foto cada día

viernes, octubre 12, 2007

POESIA VISUAL - AGUSTIN CALVO GALAN

Desde Barcelona, el poeta multidisciplinar, Agustín Calvo Galán nos regala con una de sus poesías visuales en homenaje a Joan Brossa.
Gracias infinita , querido amigo.



by Agustín Calvo Galán



Bitácoras del poeta:
Las Afinidades Electivas
Poesía Visual

martes, octubre 09, 2007

TRILOGIA - PEDRO JAVIER MARTIN PEDROS

De la mano de Pedro Javier Martín Pedrós, iniciamos esta nueva sección de la bitácora.
Quedan con el poeta.





PEDRO JAVIER MARTIN PEDROS
(Huelva, 1952).
Poemas suyos se encuentran recogidos en las antologías "Antología de poetas onubenses" (1976), "Las noches del 1.900" (1994) y "Poetas por la Paz" (Ediciones 19000-1995) y las revistas españolas "Volanda", "Cuadernos del Sornabique", "Oceano" y "Traslapuente". Tiene publicado los siguientes libros:Trozo de vida(19992), Huellas de agua (1994) y Travesía interminable (2005), Poesía en la Distancia (2007).
Actualmente es colaborador habitual en el blog "De añil y cal" y en la sección de poesía de la página web Proyecto Dos Orillas.





En la búsqueda


Desesperadamente y a veces,
de forma inútil,
me echo a nadar en cualquier mar,
que me lleve a vuestras islas.

No busco tesoros,
ni sirenas encantadas,
tampoco,vegetación exuberante,
ni pájaros azules.

Sabed, que mis búsqueda está
en encontrar el cauce de la palabra,
de la comunicación.




Renacer.

Corazones abiertos en
busca de sol,
pájaros pidiéndome sonrisas
que no llego a entender,
seres anónimos queriendo
abrazar mi pecho desnudo.

Cansado de tanto fingir
siento alegría al decirte
que fui testigo
del parto que anunciaste,
y volaron las fuerzasde la tribulaciones,
se fueron las frases hechas,
y me visitó el verbo ser.

Poema no nominado.
No es que esté precisamente esta tarde
dispuesto a desatascar los lodos,
que invaden sentimientos de impotencia
ante los acontecimientos abortivos de tanto
acoso ambiental.
No considero que la mayoría seamos
tan ruines como para merecer estos
castigos colectivos que dañan la hermosura
de creer en una madre llamada
tierra.
Recuerdo caricias infantiles en la
ría de mi infancia,
paseos en bici donde se respiraba brisa íntima
de enamorados llenos de canciones y barcos
con patrón de pata de palo y barbas tipo "gangi ".

Intento guardar en cada esquina de mis recuerdos
las tardes llenas de besos y proyectos de pandilla.


Ahora, más que nunca, siento el canto de las lechuzas
en las ruinas del miedo que producen tantas fábricas
a mi alrededor, que hacen detener el tiempo para
no desaprovechar esta puesta de sol tan tímida como
las curvas de mi inocencia.


Bitácora del autor:azulmar

ARTES VISUALES

Metro Santiago de Chile- Estación Vicente Valdés
Ejecutores: BrIgada Contragolpe / ShorrearCompany


Las murallas al alcance de todos y en ellas el arte de los anónimos.

POESÍA - PIRUETAS


Un bello poema de Lucía, nocheluz, española que declara que sinceramente no tiene nada que decir.

PIRUETAS
El viento sopla con prisa
páginas de un libro sin nombre
peinando las primaveras
dedos ágiles que buscan
que palpan
que sueñan
con el primer olor del otoño
y la cadencia de primeras olas
que navegan castillos de arena
e inundan trompetas de caracola.
¿Escuchas? los peces bailan abrazados
y las letras se van y se alejan
galopando en pompas de jabón,
los ojos andan a gatas
cazando la luz del día
en rostros resplandecientes
y los pájaros vuelan alto
cazando aquellas letras que se van
y se fueron
¿cuándo ha llegado el invierno?
¿jugamos al escondite?
uno, dos, tres
ensayando los pasos
la....na....da....dame algunas sílabas
y te regalo un reino
cuando uno se descubre a sí mismo
en el mundo
y mira interrogante las pequeñas manos,
los peces que bailan abrazados
se beben los mares y vuelan bien alto
haciendo piruetas junto a los pájaros
que vuelven......ya es verano.

Página de la autora:nocheluz

FOTOGRAFIA - SANTO CUSTODIO


SANTO CUSTODIO.
by
la vecina de la puerta de al lado.
serie "Barrios con cuento"
2007

NARRATIVA - EL OBELISCO INTERIOR

Desde España, Fernando García Muñoz, nos hace llegar su colaboración.

EL OBELISCO INTERIOR.

Érase una vez en un lejano pueblo del Nepal, a los pies de la cordillera del Himalaya, que entre sus habitantes corría la voz de que en la cima de la montaña más cerca habitaba un ermitaño que daba cobijo en su caverna a un genio que concedía todos los deseos.
Muchos aldeanos emprendieron su peregrinación hacia la montaña, abrigando unas esperanzas que no tardaron en desvanecerse. Todos y cada uno iban regresando ladera abajo totalmente desilusionados y descontentos después de haber alimentado tantas expectativas.
En la aldea vivía un humilde campesino que al enterarse de la noticia, se animó a visitar al ermitaño. Dispuso su talego y cayado y emprendió la ascensión a la montaña pensando en lo que le pediría al genio.
Cuando llegó a la cabaña del eremita, exhausto y abatido tras el largo viaje, suplicó un poco de agua al venerable anciano y tras un breve descanso le dijo: - Honorable señor, ha llegado a mis oídos que dais cobijo a un genio que concede todos los deseos. ¡Es cierto!
- Así es, pero si quieres contar con sus servicios, debes saber que has de tenerlo siempre ocupado. Si no es así, te destruirá.
- ¡Pero señor! Soy un pobre y humilde campesino que no poseo nada y mi vida está plena de miserias y desgracias. Si pudieras cedérmelo por algún tiempo, te estaría profundamente agradecido, y no sabría cómo pagártelo.
- De acuerdo, -contestó el anacoreta-. Pero no olvides lo que te he dicho. Tenlo siempre ocupado.
El humilde campesino emprendió el camino de regreso por la ladera de la montaña llevándose al genio con él. Al instante comenzó el genio a pedirle que le diera algo para hacer. El campesino ante la insistencia, le dijo que le proporcionara un asno para así hacerle el viaje más placentero; y ambos subieron a lomos del animal.
Acto seguido prosiguió el genio: dame algo para hacer o te destruiré.Así que el campesino le dijo que le construyera un castillo y que le proporcionara una joven y bella consorte para hacerle la vida más feliz. Sus deseos fueron complacidos al instante. Seguidamente el genio continuaba en su empeño de destruir al campesino que se llenaba de posesiones; mas no podía disfrutar de todo lo que iba acumulando en su vida.
Así que iba pasando el tiempo y se daba cuenta que era más infeliz que antaño, al no poder disfrutar de nada por temor a ser destruido; por lo que una mañana se levantó temprano y fue a visitar al ermitaño. Le explicó lo desgraciado que era y le suplicó que le diera una solución a su problema.
El solitario anciano, compadeciéndose del campesino le dijo: construye un obelisco en el patio del castillo que posees y cuando el genio haya terminado de concederte algún deseo, dile que suba y baje por el obelisco hasta que le avises. Así que cuando el genio no estaba atareado en conseguir los deseos de su nuevo dueño, sabía que debía subir y bajar por el obelisco hasta una nueva petición.

Fernando García Muñoz
Bitácora del autor:Pasajeros en el tiempo

Archivo del Blog

Búsqueda en ANTARIA

WWW http://antaria.blogspot.com

CAMINO PARALELO - VICENTE HUIDOBRO

CAMINO PARALELO - VICENTE HUIDOBRO
BACKGROUND BITACORA